José José volvió a la vida en voz de más de 20 artistas y miles de personas que corearon sus éxitos en el Zócalo de la Ciudad de México.

Entre chiflidos y piropos, Erik Rubín fue recibido para interpretar “Amor, Amor”, tema en el que además de ser acompañado por tres coristas, se le sumó el canto del público.

Minutos antes, Leonel García también fue reconocido con aplausos por su versión de “La Nave del Olvido”.

Durante el concierto se estuvieron proyectando varias grabaciones para homenajear al “Príncipe de la Canción”, pero la única que provocó la risa y un poco de desaprobación fue la de Cristian Castro, quien no pudo asistir por un problema en su rodilla.

“José José tenía una gran voz, es el gran tenor. Pude formar y compartir con su madre, con su familia, me siento parte de su legado.

“Estuve en su intimidad y dentro de su vida cotidiana y me hace muy afortunado”, dijo el hijo de Verónica Castro.

Artistas como Natalia Jiménez y Moenia, quienes entonaron “Me Basta” y “Volcán”, respectivamente, hicieron levantar las palmas de los presentes así como su buen ánimo.

Pero fue Mon Laferte quien logró una de las ovaciones más grandes, pues su público le gritó “gracias” y le aplaudió mientras estuvo cantando “Amar y Querer”.

Antes de compartir su interpretación, la cantante dedicó su reconocimiento del público a José José y a sus compatriotas chilenos por la situación política que están viviendo.

“Gracias José José por todo lo que nos dio, es un privilegio, pero lamentablemente no sólo nos acompaña el júbilo de su partida sino la tristeza de lo que ocurre en mi otra patria chilena.

“Desde aquí quisiera expresar mi repudio por los actos del gobierno chileno, ofrezco mi solidaridad. Necesitamos justicia y música y no más violencia’, dijo.

El espacio del Zócalo se iluminó por unos minutos con las luces de teléfonos de los seguidores, quienes hicieron una ola desde atrás hasta el proscenio.

Kalimba siguió la ceremonia musical con “El Triste”, al tiempo que la lluvia volvía a cubrir el lugar, eventualidad que no detuvo a las personas, quienes siguieron cantando, y, algunas, incluso olvidaron ponerse sus paraguas.

“Muchas gracias José José, que Dios los bendiga y que viva José José”, dijo el famoso.

Tras tres horas de espectáculo, el homenaje culminó con el coro de miles de personas que entonaron “La Nave del Olvido.