“Cuando el Presidente le pidió a la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, que fuera la portadora de un mensaje contundente para las dos lideresas de Morena, fue porque ni Yeidckol ni Bertha estaban atendiendo ya los llamados y peticiones de Alejando Esquer, el secretario particular del Presidente, quien había sido designado por éste, interlocutor para los asuntos del partido. Fue Sheinbaum la encargada de darles un últimátum a las rebeldes dirigentes”. Lo escribe Salvador García Soto en “El Universal” de Ealy Ortiz… Ahora Yeidckol quiere prorrogar su mandato durante seis más.