A Enrique Ampudia Mello muchos le reconocen que es un servidor público con talento, experiencia, buena información- muy buena- y sensibilidad. Siendo “el chilango más veracruzano” que existe, según su propio decir, fue mencionado en innumerables ocasiones durante el año en curso, en columnas, notas, whats app, correos y demás, de que llegaría nuevamente a ocupar un cargo en el gobierno estatal. Hasta ahorita no ha llegado.