Estaba una señora de la tercera edad en su consulta con el doctor: -Doctor, es que no puedo dormir, si me acuesto del lado derecho se me sube el riñón, y si me acuesto del lado izquierdo se me sube el hígado. -¿Y si mejor se acuesta boca arriba? -Se me sube el travieso de mi marido. Lo publican en “Auge de vida”.