Pese a las expectativas de un frágil crecimiento económico, la azarosa situación financiera y productiva  de Pemex y la incertidumbre sobre futuras decisiones gubernamentales, el riesgo país de México bajó este mes a su menor nivel desde el 2014. Según expertos, se debe  a una rígida disciplina fiscal con una fuerte restricción al gasto público, la inflación a raya y a un ingente refinanciamiento de pasivos de la endeudada Pemex, lo que ha alejado la posibilidad de impagos. La información es de “Reuters” y la publica “El Economista”.-