“Ah chingaos! pos que estaba haciendo que no me di cuenta a qué horas me volví viejo. Por eso cuando me encuentro con alguien a quien no veo hace como un chingonal de años, y me dice: “se ve usted igualito”, respondo: “sí, igualito a mi abuelito”. Lo escribe Jorge Arturo Lobato en Facebook.. Y es verdad, los que tenemos más de 54 años de haber ingresado a estudiar a la Facultad (evento y recuerdos que tenemos muy presentes), no nos dimos cuenta de lo rápido que pasó el tiempo.