Una vez que sea aprobado el T-MEC, México podría aumentar su atractivo para que inversiones que hoy están en China pudieran explorar la posibilidad de invertir en nuestro país. Para ello es necesario que los potenciales inversionistas perciban seguridad jurídica en México, y que vean disposición del gobierno para considerar importante la llegada de sus capitales a nuestro país. Lo escribe Enrique Quintana, Director General de “El Financiero”.