Después de una evidente molestia inicial, La reina Isabel II de Inglaterra anunció este lunes que ella y la familia real apoyan el deseo de crear una nueva vida del Príncipe Enrique y Meghan Markle, y para ello han acordado un “periodo de transición” en el que la pareja dividiría su tiempo entre Canadá y Gran Bretaña, reportó “The Washington Post”. El anuncio se dio luego de una reunión entre la soberana y los Príncipes Enrique, Guillermo y Carlos. Se cree que Meghan, que está en Canadá, participó por teléfono.La nota es de “Reforma”.