La Sala Superior del TEPJF determinó, en sesión privada y por mayoría de votos, que dadas las condiciones en que se ha desarrollado la previa elección interna- la cual fue anulada- para elegir la nueva dirigencia nacional de Morena, este partido debe utilizar la encuesta como método para la próxima elección que deberá realizarse en un plazo de cuatro meses. Esta determinación reduce las posibilidades de Bertha Luján, quien tenía las mejores condiciones a través de la elección por delegados, y aumenta las posibilidades de Mario Delgado, quien encabezaba las encuestas hará unos 5 meses, seguido de Yeidckol Polevnsky. Con información de Guadalupe Irízar en “Reforma”.