LAS POSIBILIDADES CRECEN
Por: Alberto Calderón P.

La herramienta está en tu bolsillo, estamos tan acostumbrados a utilizar el teléfono inteligente para llamadas, fotografías y redes sociales, si lo utilizáramos mejor, podría ser un extraordinario aliado de nosotros.
Las memorias nos permiten guardar contactos, gratos recuerdos en fotografías con una calidad cada vez más nítida y profesional, tener en la palma de la mano las canciones favoritas para escucharlas o verlas en diferentes plataformas, checar los correos que nos envían y nosotros comunicarnos de las más diversas formas, se puede jugar y sobre todo lo que atrae mucho a los usuarios, las redes sociales. Esto lo sabemos, pero esas células tecnológicas tienen muchas más posibilidades.
La ciencia está utilizando las extensas facultades con que cuentan estos equipos como los analizadores de sonido, los múltiples sensores, magnetómetro, acelerómetro y otros para integrarlos a sus investigaciones y con ello recolectar datos precisos acerca de sus usuarios. Con los datos recabados se pueden enviar de forma voluntaria a los centros de investigación y así conocer con un mayor volumen de gente: los comportamientos del corazón, diabetes, medir las actividades físicas, nutrición y muchas otras. Los primeros resultados demostraron que los enfermos de diabetes usaron aplicaciones que les permitieron controlar mejor sus niveles de glucosa en comparación con quienes no las usaron.
El universo es amplio en nuestro país, existen aproximadamente 77 millones de teléfonos inteligentes y se estima que en el planeta los usuarios superarán los 5000 mil millones de equipos en los próximos años con sensores cada vez más precisos y variados permitiendo medir muchas cosas. Lejos quedaron aquellos tiempos cuando en 1948 se realizó un experimento con 5000 habitantes en un condado de Massachusetts para conocer su estilo de vida, en 1974 se sumaron otros 5000 familiares de los primeros participantes para culminar los estudios que terminaron en 2003, lo que permitió conocer las personas más propensas a padecer enfermedades cardiovasculares y conocer quienes tenían más factores de riesgo, esto lo pudieron comprobar científicamente, resultaron ser los fumadores, obesos, la presión alta, diabetes, la gente que no realizaba algún ejercicio, eso ahora es información conocida por todos pero surgió de ese estudio. Imaginen lo que se podrá hacer en investigación voluntaria de hábitos y otros temas en beneficio de nuestra salud. Los resultados que se arrojen pueden ser válidos para los habitantes de cualquier parte del mundo como lo indica el estudio “Un laboratorio en tu bolsillo” de Jonathan Cueto y Gabriela Nachón en la Revista de Divulgación de la Ciencia de la UNAM.
Muchos teléfonos celulares y relojes inteligentes cuentan con acelerómetros que detectan los pasos y saltos del portados del equipo, aún falta desarrollo, tener un conteo exacto, a la aplicación se le conoce como Podómetro. A partir de 2015 Apple cuenta con una plataforma que permite a cualquier científico crear aplicaciones en beneficio de sus usuarios.
Siempre existe el temor de que la información privada pare en las feroces compañías globales que utilicen los datos y posteriormente ataquen indiscriminadamente nuestro teléfono con publicidad relacionada con el tema. Si un tiene el deseo de colaborar hacia investigaciones serias y responsables, cerciórese a quien la proporciona. En primer lugar a universidades, centros de investigación, instituciones gubernamentales, a empresas que certifiquen confidencialidad de datos. Saludos y feliz inicio de mes.
Xalapa2000@nullhotmail.com
Miembro de la Red Veracruzana de Comunicadores (REVECO)