En un evento hace unos dos años le oí decir al destacado comunicador Miguel Valera Hernández la siguiente frase: “la realidad nunca toma vacaciones”. Y es verdad, buena, regular o mala, como la de estos tiempos, la realidad ahí está presente siempre. Para toda persona es muy importante poder adaptarse a la realidad que se esté presentando, y ajustarse mentalmente a ella para tratar, en su caso, de no ser infeliz. Obviamente, salvo casos extremos. Imagen de “Lidefer”.