“El filósofo le dijo a su amigo: -No sabemos de dónde venimos y adónde vamos. En eso pasó por ahí un hombre joven. El amigo del filósofo le preguntó: – Dime, ¿de dónde vienes y adónde vas? -Vengo de ver a mis padres y voy a mi casa a ver a mi esposa y a mis hijos, respondió.. El hombre se volvió hacia el filósofo y le dijo: -Estabas equivocado. Este hombre sabe de dónde viene y adónde va. Viene del amor y va al amor. Si en el Amor creemos, también nosotros sabremos de dónde venimos y adónde vamos. El filósofo ya no dijo nada”. Lo publican en “Lo mejor de Catón”. Foto de archivo.