“Para que un político realmente se consolide, y se conserve en el ánimo de la ciudadanía, no debe perder nunca el sentido del equilibrio en el arte de gobernar. El político, si es que quiere trascender, debe dominar una de las artes más difíciles, como lo es el saber escuchar. El político no debe ver en el poder una llave  para solucionar sus problemas financieros. Un buen político debe ser fuerte ante la tentación del dinero, Un político también debe tener como característica  el saber cumplir lo que promete, jamás crear falsas expectativas a la ciudadanía, que no cumpla. Y debe rodearse de las mejores personas, la más aptas como colaboradores”. Es parte de que lo escribe Francisco Mar Morales, nuevo columnista en nuestro Portal.