“Las personas vivimos de los recuerdos, vivimos en los recuerdos, vivimos con los recuerdos. Parece que fue ayer cuando el “chpi chipi” vivía en Xalapa. Parece que fue ayer cuando vimos a don Humberto Frutis cámara en ristre, tomar esas fotografías magistrales en un desfile cívico. Parece que fue ayer cuando vimos a don Justo Fernández, hombre probo de las más sólida estirpe, entrar con sus hijos Manuel, Justo y Maximino al Edificio Enríquez. Parece que fue ayer cuando don Rubén Pabello entraba a su periódico a revisar las galeras de la información. Parece que fue ayer cuando vimos a Juanote con sombrero de palma y ala ancha, mecapal y sonrisa, y la placa de metal con el número 13 colgando del cinturón. Parece que fue ayer cuando Pepe Zaydén se enfrentó en una partida de ajedrez al campeón mundial. Parece que fue ayer cuando veíamos por la calle a Froylán Flores Cancela, premio nacional de periodismo, hombre de una pluma justa y equilibrada”. Es parte de lo que escribió en 2016 Juan Armenta López en “Diario de Xalapa”.