“Este Senado se puede quedar tranquilo porque más allá de que me haya invitado el Ejecutivo y que me haya pedido combatir la corrupción, tengo muy claro que la corrupción no se combate  ni por ordenamiento presidencial, ni por partido político, ni por religión. Es por formación, es por educación y ésta se mama en casa y yo la mamé muy bien. Y la llevé a ese encargo sabiendo del riesgo personal  y físico de llegar a un lugar donde se manejan importantes cantidades de dinero que rondan por ahí, y se tiene que tomar una moral muy alta para evitar caer. Quiero decirles, compañeras y compañeros, que no defraudé al Presidente de la República, ni a mis compañeros de partido ni a los legisladores de los otros partidos que avalaron por unanimidad mi nombramiento. Esa es mi visión y les agradezco su atención”. Es parte de lo que este miércoles dijo en el Senado Ricardo Ahued Bardahuil.