Hace como un año que inició el proceso para designar al nuevo dirigente nacional de Morena se pensaba que la “oficial” para el cargo era Bertha Luján, tanto porque era la más cercana a  AMLO de todos los aspirantes, como  porque contaba con el apoyo de Gabriela García Hernández, quien maneja los programa sociales desde Presidencia y la apoyó en la asambleas presenciales, pero como el TEPJF  determinó la realización de una encuesta, ayer ella decidió ya no participar. Salvo que se decida internamente un candidato de unidad como Alejandro Encinas o el joven Gibran Ramírez, quien va a ganar la encuesta será Mario Delgado.