“A los niños mexicanos de las décadas de los setentas y ochentas no sólo les ilusionaba que llegaran Santos Claus y los Reyes Magos, también añoraban estar en la lista de sobrinos de “El Tío Gamboín”. Ya pasaron más de 102 años del nacimiento de este bien recordado personaje Ramiro Gamboa. Lo escribió Eva Díaz Moreno en “Excelsior”… “No me fallen sobrinos, no me fallen”, era su frase más conocida..