Cuentan los biógrafos  de la política mexicana que en una ocasión Pedro Joaquín Coldwell le preguntó a don Jesús Reyes Heroles que tenía que hacer  para llegar a la gubernatura de Quintana Roo, a lo que el tuxpeño le respondió: “Arraigarse. Esa es la mejor forma. Arráigate a tu pueblo”. Lo entendió, lo aplicó y  fue Senador de la República  y luego Gobernador del Estado de Quintana Roo. Lo comenta Esaú Valencia en el Notiver de don Alfonso Salces.