“De repente llegaba la bellísima Elsa Aguirre a la Hacienda Zimpizahua, saludaba a quien estuviera por ahí, conversaba con mi papa don Joaquín, recorría los jardines, abrazaba algún árbol, siempre agradable, siempre radiante, vestida de color blanco conversaba y reía. Al verla, me ponía nervioso, no podía creer que hubiera tanta belleza en una mujer.. Así que ella, Elsa Aguirre- decía que éramos novios y me invitaba al CEA de Televisa para ser actor- tiene en mí un fiel y eterno admirador”. Es parte de lo que escribe Joaquín Alcántara Ceballos en Facebook y envía una foto con ella.