“No aguantó la presión”, dijo Rojas Díaz-Durán