La fila para ingresar al Palacio de Gobierno- la Casa Rosada- de Argentina se extendió casi dos kilómetros y los incidentes se desataron cuando algunos aficionados temiendo no poder acceder  ante el inminente ciere de la capilla ardiente tumbaron vallas y se enfrentaron a la polícía. Ya el sepelio, con sólo familiares, fue tranquilo. La información es de Agencias y la publica “Milenio”.