La vacuna producida por la Universidad de Oxford y AstraZeneca, que podría aplicarse a la población en el verano de 2021, representa una gran esperanza para la mitigación del Covifd-19 en México, debido a los bajos costos de producción, mayor facilidad de almacenamiento y posibilidad de transporte  con la logística existente en el sector salud, consideró el doctor Pablo Adolfo Mayer, investigador de la UAM. La nota es de Arturo Sánchez Jiménez en “La Jornada”. Foto de “Reuters”,