Añoranza: “Fuimos el pensamiento perfecto..  que jamàs se convirtiò en poesìa.. besos en las mejillas que no concluyeron en labios.. el olvido de las sonrisas.. que el tiempo convirtiò en recuerdos tristes.. de momentos felices”. Lo escribiò Jesùs Reyes Chàvez, uno de los mejores lectores de “Crònica del Poder”.