Me impresionó la actuación del actor inglés, Gary Oldman, representando a Winston Churchill, en su segunda ocasión como Primer Ministro del Reino Unido, durante la Segunda Guerra Mundial, a partir de 1951. Su personalidad era la de un hombre arrojado, que no se rendía ante un Parlamento en contra ni ante el odiado Hitler y la posibilidad de que fueran arrasados por los nazis, que hasta el propio Rey, Jorge VI,  su superior, le decía que le inspiraba miedo. En esa época, Churchill implantó la operación “Dínamo” que permitió que más de 330 mil soldados ingleses salieran del cerco que les tenía Alemania en Dunkerque, Francia. Con aspectos emotivos como cuando se subió solo al Metro, para escuchar el sentir de los ciudadanos. Oldman, recibió por su actuación el Globo de Oro y el Oscar a Mejor Actor. en 2018, Muy recomendable filme. Foto de Sensacine.