“En el proceso de elección estadounidense, estruendoso y conflictivo como pocos, triunfaron las instituciones y toda las personas quienes, como actores responsables, se apegaron a las reglas de juego porque esa es la esencia de la democracia y de su función. Por más que Trump presionó e hizo berrinches, sus propios allegados- jueces, gobernadores y funcionarios- se distanciaron. En méxico es muy importante que se priviligie a las instituciones y a los valores superiores de desarrollo del país”. Es parte de lo que escribe Luis Rubio en “Reforma”.