Lugar:
Fuente:
La Razón Online/Associated Press

Los argumentos en el juicio del Senado comenzarán la semana del 8 de febrero; Trump será el primer expresidente en enfrentar un juicio político.

Los demócratas haciendo la caminata ceremonial a través del Capitolio hasta el Senado para entregar el impeachment contra Trump.Foto: AP.

Los demócratas llevaron el caso de juicio político contra Donald Trump al Senado de Estados Unidos este lunes para iniciar el histórico juicio, pero los senadores republicanos están suavizando sus críticas al expresidente y rechazando los llamados para condenarlo por el asedio mortal en el Capitolio de Estados Unidos.

Es una señal temprana de la influencia duradera de Trump sobre el partido.

Los fiscales de la Cámara entregaron el único cargo de acusación de “incitación a la insurrección”, haciendo la caminata ceremonial a través del Capitolio hasta el Senado. Pero las denuncias republicanas de Trump se han enfriado desde los disturbios del 6 de enero. En cambio, los republicanos están presentando una maraña de argumentos legales contra la legitimidad del juicio y cuestionan si las repetidas demandas de Trump de revocar la elección de Joe Biden realmente equivalieron a una incitación.

Lo que a algunos demócratas les pareció un caso cerrado que se desarrolló para el mundo en la televisión en vivo, cuando Trump alentó a una multitud a “luchar como el infierno” por su presidencia, se encuentra con un Partido Republicano que se siente muy diferente. No solo hay preocupaciones legales, sino que los senadores desconfían de cruzar al expresidente y sus legiones de seguidores que son sus votantes. La seguridad sigue siendo estricta en el Capitolio.

El senador John Cornyn, republicano por Texas, dijo que si el Congreso comienza a llevar a cabo juicios de acusación de exfuncionarios, ¿qué sigue?

Además, sugirió, Trump ya ha tenido que rendir cuentas. “Una forma en nuestro sistema de ser castigado es perder una elección”.

Los argumentos en el juicio del Senado comenzarán la semana del 8 de febrero, y el caso contra Trump, el primer expresidente en enfrentar un juicio político, pondrá a prueba a un partido político que aún se está preparando para la era posterior a Trump. Los senadores republicanos están equilibrando las demandas de los donantes con mucho dinero que se están distanciando de Trump y de los votantes que le exigen lealtad. Un republicano, el senador Rob Portman de Ohio, anunció el lunes que no buscaría la reelección en 2022 citando la atmósfera política polarizada.