“Anécdota que me contó Adbom Dorantes: “Durante su campaña a gobernador, Rafael Hernández Ochoa, se manifestó como un apasionado defensor de la ecología. Su amigo, Ignacio Vázquez Torres, quien era Delegado del PRI en el Estado, conocedor del asunto, le preparó unas tarjetas sobre el tema. En el cierre de la campaña, don Rafael se acercó a “Nacho” que se encontraba con Silvio Lagos, Manuel Ramos Gurrión y Carlos Brito, y le dijo: “Oye, Nacho, me han servido mucho tus tarjetas de ecología, ya las ha repetido tantas veces que yo mismo lo voy a creer”. A tal grado lo creyó, que como gobernador compró 80 hectáreas del Rancho Guadalupe, cuarenta se las dio al DIF y el resto al Instituto Nacional de Ecología que primero dirigió Arturo Gómez Pompa”. Es parte de lo que escribió Gustavo. Foto de archivo.