“Amar, amar, amar, amar siempre.. con todo el ser..  y con la tierra y con el cielo.. con lo claro del sol  y lo oscuro del lodo.. amar por toda ciencia.. y amar por todo anhelo…. Y cuando la montaña de la vida..  nos sea dura y alta  y llena de abismos.. amar la inmensidad que es de amor encendida.. ¡Y arder en la fusión de nuestros pechos mismos!”.  Del poeta Rubén Darío, nos lo envió José Luis Nava. Foto de Denzel libros.