El Obispo emérito de Ecatepec, Onésimo Cepeda, aseguró que no participará como precandidato a una diputación local porque habló con el Papa y le expresó que no podía incursionar en política. “Yo jamás voy a abandonar mi ministerio porque sería tanto como vender mi progrenitura por un plato de lentejas, por ser diputado, es una pendejada de tres años y yo como obispo espoy designado a juzgar a los dos activos de Israel en el cielo”, le dijo a Carlos Marín, en entrevista para “Milenio”