Cuando uno estudia en una Facultad una determinada carrera, siempre hay compañeros que le ponen a uno un apodo o difunden  alguno que ya se traía de más jóven. En la Generación 1965-1969 de la Facultad de Comercio de la UV, algunos apodos que recordamos son: “Las UEPS” (dos compañeras, una de ellas finada, que eran como el sistema de inventarios con ese nombre: “Ultimas en entrar, primeras en salir” También: “El Cuatro Plumas”,  El Ratón Vaquero” (CHM);  “Loquillo”; “La Zorra”, “El Niño artillero”, “Las Lupes”, “Siempre Belo”, “Tito Calicles”., El Cajón”, “El Chamula”, “Paul Newman” y “El León Viejo”, éste último del C. P. Juan Alberto Santana, entre otros. Foto de “”Heroísmo agonizante”.