“Otra de las anécdotas- nada atenta- del galardonado escritor español, Camilo José Cela, gira en torno a una “plumilla”. Estando en un banquete al lado de una dama, que le caía muy mal, el Premio Nobel se tira una sonora “plumilla” y a continuación le dice a la señora, a media voz, pero lo suficiente alto como para ser escuchado por los comensales del entorno: “No se preocupe, señora, diremos que he sido yo”. Lo escribe Gustavo Avila Maldonado en sus Ruizcortinadas”. Foto de “Canal Historia”.