Yo creo que  a muchos (as) nos ha ocurrido. En un determinado trabajo hemos entablado una gran amistad con una persona y, sin embargo, al cambiar de trabajo, a ese amigo (a) de temporada nunca, o sólo esporádicamente, lo volvemos a ver, y la relación tan cercana que existió, se pierde.. Lo mismo pasa con otras personas que fueron muy cercanas en el afecto y se fueron a residir a otra ciudad, estado o país. Pero los buenos recuerdos siempres quedan. Frase de G. Randoph en “Pinterest”