Lugar:
Fuente:
XEU Noticias/Edwin Santana

Cuando se habla de la historia del beisbol veracruzano, el nombre de Pedro ‘Charrascas’ Ramírez debe de aparecer como uno de los referentes de la pelota caliente en la entidad veracruzana.

El histórico pelotero el pasado 29 de junio cumplió 100 años de vida, los cuales goza con felicidad y con una memoria intacta, que no borrará los recuerdos de lo vivido en los diamantes.

El ‘Charrascas’ tuvo la oportunidad de volver a pisar una cancha de beisbol, cuando el pasado 19 de junio lanzó la primer bola de un juego de El Águila, por lo que platicó con XEU Deportes sobre lo que significó estar de vuelta en un parque de beisbol.

“Me dio gusto porque es un momento en que vuelve uno a su película a echar trazos. Le pude haber tirado un poco más duro, pero no veo bien porque me operaron y quedé mal de la vista”, mencionó para los micrófonos de XEU Deportes.

Don Pedro, jugó 13 temporadas en Liga Mexicana de beisbol, donde se desempeñó como bateador y pitcher, sin embargo, considera que el tiempo no ha cambiado en el beisbol, solo que ahora los peloteros tienen mayores comodidades a las de sus tiempos.

“Lo único que cambian son las comodidades que tienen en el deporte ahora, tienen muy buenos estadios. Buenos terrenos de juego, están hasta alfombrados. Tienen un carro que limpia el diamante, antes jugábamos en el cuadro, veíamos una piedrita y la tirábamos afuera”, agregó.

Su carrera comenzó en 1942 con los Azules del Veracruz, posteriormente en 1943 dejó sus comodidades para irse a la aventura al beisbol cubano, donde recordó que vivió momentos gratificantes.

“Llegué en 1943 al club Marianao, estaba el club Cienfuegos, Habana y Almendares, jugábamos en el estadio Tropical, me lastimé el brazo en los siguientes días que llegué, volví a lanzar y me llenaban de palos. No podía tirar curvas, porque me dolía mucho el brazo. De pura recta no se podía vivir”, recordó.

Tras su paso por Cuba, regresó a México En el beisbol de la Costa del Pacífico donde fue campeón con Venados de Mazatlán en la temporada 45-46, ese mismo año en 1946 también fue a Venezuela, donde lo acompañaron grandes iconos del beisbol mexicano.

“Cuando fui a Venezuela fue una selección de los mejores. Iba ‘Beto’ Ávila, Vinicio García, Bernardo López, Héctor Leal, otros más. Fuimos a un campeonato entre Cuba, Panamá, Venezuela, jugamos un mes en Caracas y Maracaibo. Quedamos en tercer lugar, regresamos a México y cada quien siguió jugando”.

Para 1949, ya solo como bateador, pasó al Águila de Veracruz, el 51 pasó a los Diablos y a partir del 52 con el Águila hasta 1955; Fue Campeón con los Rojos del Pedro Ramírez bateo para un promedio de .297 en 13 campañas de LMB.

A pesar de su gran trayectoria, el ‘Charrascas’ Ramírez vivió momentos complicados que lo llevaron a pasar días difíciles en su vida.

“Estaba yo con Puebla en 1948, fui campeón pitcher y me fui a Ciudad Juárez, me lastimé el hombro y no volví a lanzar más. Después de ganar buen dinero no tenía nada, lo gasté porque me gustaba mucho la baraja. Me quedé sin nada”, señaló.

Su enorme calidad en el diamante lo llevó a ser elegido miembro del Salon de la Fama del 2001, en una fecha que jamás olvidará el Charrascas, pues a partir de ese momento entendió todo lo que había logrado en su carrera.

“Fue cuestión de cuidarse y tomarse las cosas en serio al jugar a la pelota. Tratar siempre de dar el mejor esfuerzo para que los clubes lo vean que juega con ganas. Tuve suerte porque fui campeón pitcher con Puebla y campeón bateador en la liga del norte. Fui campeón en la costa del pacífico. No tomé en cuenta todo lo que hice hasta que me metieron al salón de la fama”, finalizó.

‘Charrascas’ a sus 100 años luce impecable con una memoria intacta, que los recuerdos del béisbol siguen alimentando día con día y no podrán borrarse.

El histórico número 34 de Ramírez ha sido retirado, como homenaje a la gran trayectoria del veracruzano.