Lugar:
Fuente:
Excélsior

Un largo extracto del próximo “James Bond” presentado este martes en el festival CinemaCon de Las Vegas agitó a los profesionales del sector, que buscan reactivar el cine

AP .

Un largo extracto del próximo “James Bond” presentado este martes en el festival CinemaCon de Las Vegas agitó a los profesionales del sector, que buscan formas para reactivar las salas de cine, severamente afectadas por la pandemia de covid-19.

Un clip de nueve minutos de “No Time To Die”, anunciada como la última participación del actor Daniel Craig como el agente 007 y la entrega 25 de la serie, muestra a un Bond despertando luego de una explosión en una pintoresca villa italiana, antes de entrar en varias persecuciones en carros y motocicletas.

La trama de la producción del estudio MGM da continuidad a “Spectre”, de 2015, y echa un manto de duda sobre la fidelidad de la última conquista romántica de Bond, Madeleine Swann (interpretada por Lea Seydoux).

“Hay algo que necesito decirte”, le lanza ella a Bond en este adelanto, mientras esbirros armados rodean al agente. “Me imagino”, responde con ira 007.

La película ha sido postergada varias veces debido a la pandemia y será estrenado en Londres el 28 de septiembre. Su exhibición será determinante para lograr que los espectadores vuelvan a las salas de cine.

Sabemos que se siente como mucho tiempo, pero era importante lanzar esta película para que el público pueda volver a ver a James Bond como debe ser: en la pantalla grande”, dijo Michael De Luca, alto funcionario de MGM, ovacionado por los propietarios de salas reunidos en Las Vegas.

No hubo ninguna mención a la reciente compra de MGM por Amazon.

Los productores tradicionales de las películas de James Bond, Barbara Broccoli y Michael G. Wilson, han insistido en que las próximas entregas de 007 serán proyectadas en las salas de cine.

Pero la franquicia del súper espía fue considerada la joya de la corona del catálogo adquirido por Amazon en 8,450 millones de dólares.

El año pasado, CinemaCon, un evento al que habitualmente los estudios de Hollywood envían multitud de estrellas, tuvo que cancelarse debido al coronavirus.