El que escribe estas Cápsulas laboró 36 años en el gobierno estatal y en la UV. He comentado en el pasado algunas de las anécdotas que me tocó vivir: 1) En la UV, cuando un destacado arquitecto terminó el edificio de dos pisos del área de Informática, y se le olvidaron las escaleras, al enterarse el Rector Bravo Garzón lo mandó a traer y le espetó: «Arq, se va usted mucho a la chinada». Y éste, tranquilo, le respondió: «Sí, señor, pero con viáticos». 2) En la época de don Agustín, hubo un periodo en que la delincuencia estaba desbordada, y el entonces Director de Seguridad Pública, dependencia donde yo laboraba, «Betín» Escobar, me llamó un día, «de manera urgente y confidencial», a la Sala de Juntas, y me dijo. «mi señora me mandó estas 5 tortas de huevo con chorizo y nos las vamos a chingar tú y yo».,