No aceptó los cargos de Director de Contabilidad de la UV, la Dirección de Agua Potable, ni la candidatura del PRI a la diputación federal por Xalapa, que le ofreció el ex-gobernador Agustín Acosta Lagunes. No aceptó la Coordinación Regional de IMPECSA en Veracruz y otros tres estados que le ofreció el ex-gobernador de Chiapas, Roberto Albores Guillén, entonces titular de esa dependencia. No aceptó la plaza de Tiempo Exclusivo en la UV (algunos años hubo esa categoría de mayor nivel que la de Tiempo Completo). Y no aceptó que su padre, don Felipe, le regalara su local de trabajo en el Edificio Enríquez de esta capital, ni la cartera de clientes de seguros, con la que él mantuvo toda la vida a la familia. Lo bueno, es que en todos los casos se disculpó amablemente y dio las gracias. Foto de E-Facico.