Conocimos a Addy Castillo Ceballos en la casa del CP Miguel Vázquez Rebolledo. Convivimos gratamente  en varias ocasiones  y siempre tuvimos la impresión  de que era un hombre bueno y con gran sentido del humor. Dicen los que saben que hubo un tiempo en que tanto como él como Miguel, ambos originarios de Alto Lucero, eran consultados para elegir a la persona que podría gobernarlos a nivel municipal. Su hija Rocío, gran lectora de «Crónica del ¨Poder», se encuentra de paseo en Venecia, Italia, y desde allá subió  al Faceboolkvarias fotos de su querido padre, al llegar el sexto año de su ausencia física. Se le recuerda con aprecio.