La calle Enríquez y sus almacenes comerciales de prestigio. Destaca la Villa de «Mijares», después sería «La Sevillana», y la mercería «La Sorpresa» de don Manuel Mendoza Alba, una tienda donde prácticamente se encontraba de todo.. El alumbrado público en la banquetas es una joya. La repografía es de Carlos Rivera y Aliicia Bazarte. y lo publican en «Xalapa Antiguo, análisis y opinión» de Jorge Díaz.