Esta fue de tantas preguntas que cerca de 30 integrantes de la APEVER le realizaron esta mañana, durante un desayuno a Sonia Sánchez, ex-Presidenta del DIF veracruzano. Y respondió: “No estoy cerrada a ninguna responsabilidad, pero no estoy pensando en algo específico”. Comentó que ya tomó la decisión de vivir, con su hija, en Veracruz, y que está feliz de que esta semana llegue la mudanza. Señaló que la sociedad está harta de ataques entre políticos, y que requiere de propuestas para solucionar o aliviar sus problemas. Comentó que en materia de combate a la pobreza, existen políticas públicas, pero que falta seguimiento y evaluación a las acciones. Destacó que a ella, en su encomienda política-social, no le interesa comprar el voto, sino convencer. Causó muy buena impresión doña Sonia entre los asistentes, y tuvo el detalle de pedir un aplauso por la memoria de Noé Valdés, “fue mi amigo, y recuerdo que me tomó fotos cuando me recibí en Derecho de la UV, y me da gusto que esta Asociación de Periodistas lleve su nombre”. Solicitó ideas para una mejor atención a grupos vulnerables, y varios opinaron al respecto. Buena, muy buena reunión.