“Gobernar es crear las condiciones para el mejor funcionamiento de la sociedad y asegurar que ésta opere de manera sistemática a fin de que sea posible tanto la estabilidad como el mejoramiento de las condiciones de vida de los ciudadanos. Sin orden es imposible el funcionamiento de un país, pero por orden no debe entenderse el dictum autoritario porfirista de que nada se mueve. El orden es un concepto dinámico que entraña una activa participación de la sociedad dentro de un marco de reglas transparentes. El reto es avanzar en la transformación tanto del sistema de gobierno como de la economía”. Lo escribe el analista de “Reforma”.