“A lo mejor Andrés Manuel López Obrador ya se olvidó de mandar al diablo las instituciones, pero sin duda sigue aplicando aquello de “ni los veo ni los oigo”. Al menos eso sintieron cuatro consejeros del INE que quisieron saludarlo el otro día en el vuelo AM-0549 rumbo a Veracruz, pero el líder de MORENA, que estaba a una fila de ellos, ¡ni los peló!”. Eso publican en “Templo Mayor” de Reforma.