Lugar:
Fuente:
Excélsior

Negociadores comerciales de Canadá, Estados Unidos y México concluirán hoy la segunda ronda de conversaciones para modernizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte(TLCAN) con la necesidad de demostrar al menos algunos avances en áreas no polémicas.

No se esperaban grandes anuncios de avances en una conferencia de prensa conjunta entre el representante Comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, el secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo, y la canciller de Canadá, Chrystia Freeland, programada para las 19:45 horas.

Funcionarios gubernamentales y negociadores dijeron que esperaban que los ministros de Comercio pudieran anunciar un calendario para completar algunos capítulos.

Juan Pablo Castañón, jefe del influyente grupo empresarial mexicano CCE, dijo que los negociadores han avanzado en áreas como energía, telecomunicaciones y la inversión, así como en mejorar las condiciones para las pequeñas y medianas empresas yen facilitación comercial.

Castañón dijo a la radio mexicana el martes que esperaba que las conversaciones en las siguientes horas produjeran “un texto unificado que permita ya la discusión para cerrar capítulos” en esos temas.

Los tres países están corriendo contrarreloj para terminarlas negociaciones del TLCAN a principios del próximo año para evitar conflictos con el periodo electoral que se avecina tanto en México como en Estados Unidos, y moverse rápidamente para consolidar textos es primordial si se quiere lograr esa meta.

Se necesitaron cinco años y más de 20 rondas para negociar el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por su sigla en inglés) entre 12 países.

 

No se esperaba que los negociadores avanzaran en temas difíciles como las reglas de origen, las normas laborales y los cambios en los mecanismos de resolución de controversias, para los cuales los funcionarios canadienses y mexicanos no han visto propuestas específicas por parte de Estados Unidos.

Un área de preocupación identificada por los cabilderos es el objetivo ya declarado de Lighthizer de incorporar un requisito de contenido automotriz específico de Estados Unidos, que podría ser un obstáculo importante en las conversaciones.

Otro problema es si el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, considerará que el resultado final es lo bastante aceptable para permanecer en el TLCAN.

Trump utilizó el acuerdo como una bandera durante su campaña electoral el año pasado y ha amenazado repetidamente con sacar a Estados Unidos del pacto, incluso después de que las negociaciones de modernización del acuerdo comenzaron el 16 de agosto.

Lighthizer se ha adherido a la línea de Trump de que el TLCAN debe ser modificado para reducir el déficit comercial de64,000 millones de dólares con México y 11,000 millones de dólares con Canadá, e inició las conversaciones con fuertes demandas de grandes cambios.

“Podrían salir chispas en algunas de las mesas hoy porque Lighthizer está aquí”, dijo un ejecutivo mexicano. “No creo que las reuniones de hoy sean fáciles”, añadió.