Ya aquí se había escrito que de aprobarse la reforma fiscal propuesta por Donald Trump, que baja el ISR en aquel país y premia la repatriación de capitales a EU, afectaba a México. Sin embargo, la posibilidad de que se aprobara pronto se redujo precipitadamente, luego de que el Senado de EU informó que presentará su propia propuesta, distinta, lo cual podría llevar a que se logre un consenso en esta materia hasta 2019. Con información de Clara Zepeda en “El Financiero”.