“Gargante Amarilla” da como un hecho el descarte de Alejandra Barrales como candidata del Frente a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México. La ex-dirigente del PRD selló su suerte cuando declaró que le gustaría que Mancera fuera el coordinador de la campaña de Anaya. También cuando cedió la candidatura presidencial al PAN sin consultar con Mancera. “Eso molestó a Mancera” , puntualizó la fuente. Barrales ya se las huele. Por eso ya no se mueve con el mismo entusiasmo”. Lo comenta Francisco Garfias en “Excélsior”.