“La palabra tiene mucho de aritmética: divide cuando se utiliza como navaja, para lesionar; resta cuando se usa con ligereza, para censurar; suma cuando se emplea para dialogar, y multiplica cuando se da con generosidad para servir”. Es de la autoría de Carlos Siller.