“El éxito, hasta ahora, de López Obrador se debe a que ofrece algo radicalmente distinto: regresar a una vida tranquila donde no hay más promesa que la redención. Como en el caso de Trump ha logrado penetrar el subconsciente de la ciudadanía porque no opera en el mundo real sino en el del hastío que legitimamente caracteriza a buena parte de la ciudadanía. López Obrador tiene una visión grandiosa de si mismo y de su capacidad para, con su mera presencia, transformar la realidad. La oferta de AMLO choca con la realidad objetiva; en condiciones normales todo mundo vería lo absurdo de su propuesta, desvinculada de la realidad, Pero eso a muchos no le importa, por el enojo que pulula en la sociedad mexicana, El vive en otro mundo diferente a la realidad, pero los números al día de hoy dicen que su discurso mediático tiene un efecto redentor y ahí yace la razón de su éxito”. Es parte de lo que escribe el lúcido Enrique Rubio en “Reforma”.