“Hace muy poco tuve la fortuna de encontrarme en Barcelona con dos queridos xalapeños. Nicanor Moreira y Yuvia Mendoza, su esposa. Aunque estaba enfermo pensé que llegaba al mejor lugar del mundo para atenderse. Una pareja inquieta culturalmente. Nicanor leía ávidamente. Ambos compraban libros para sus hijos a quienes les enseñaban el valor de la cultura y de las artes. Ahora Nicanor se haido dejando en la orfandad a sus hijos y sumida en el dolor a su querida esposa. Yo lloro con ellos porque no puedo hacer otra cosa”. Es parte de lo que escribe la periodista Sonia García en Facebook.