Ya escribimos hace poco que le gusta mucho la historia de México, declamar y tocar guitarra, los caballos y el café, preferentemente el “Don Justo”. Ya fue diputado local y alcalde de Xalapa. Ultimamente le ha dado mucho por viajar. Y se está volviendo muy religioso. Hace poco estuvo en el Vaticano y besó la mano del Papa Francisco y ahora anda por Jerusalén. Cuenta con muchos amigos, entre ellos Luis Hernández Ramírez (su sueño era que “Marmolito” fuera Gobernador de Veracruz); Juan Manuel Echaniz, Rosario Valverde, Fernando Méndez y “La Besucona” López, por sólo citar a cinco. Nos referimos al empresario Manuel Fernández Avila, que este domingo festeja su cumpleaños y a quien le enviamos una afectuosa felicitación.