En estos días se sabrá si Andrés Maniel López Obrador y la cúpula empresarial finalmente fumaron la pipa de la paz.. o si están tomando aire para el siguiente round. Y es que, de manera coincidente y seguramente no casual, el candidato de MORENA volvió a cambiar el discurso hacia el empresariado y se mostró conciliador, prometiendo que “no van a tener ningún problema” si él logra la Presidencia. Al mismo tiempo, él y los otros tres candidatos se reunirán con el Consejo Mexicano de Negocios. Lo comentan en “Templo Mayor” de Reforma.