Lugar:
Fuente:
La Jornada / Israel Rodríguez

El Grupo Financiero BBVA Bancomer ajustó su pronóstico de crecimiento para la economía mexicana a 1.4 por ciento para 2019 de su estimación inicial de 2.0 por ciento.

Carlos Serrano, economista en Jefe del intermediario financiero , explicó que la desaceleración sería ocasionada por una caída en las exportaciones, la persistencia en la debilidad de las inversión y la incertidumbre en torno a la ratificación del T -MEC, entre otros.
Aseguró, que los cierres en la frontera serian negativos para ambas economías por lo que no sería deseable esta situación.

Persiste la debilidad de la inversión y sobre lo que pueda ocurrir con la ratificación del Tratado de Libre Comercio ( T-MEC) y el tipo de políticas económicas que se van a seguir en la presente administración.
Señaló , que el consumo tendrá un buen dinamismo por los aumentos reales de los salarios lo que amortiguará el menor ritmo de crecimiento del empleo.

“Sobre las exportaciones tenemos una señal de preocupación como el de las exportaciones no petroleras y los pedidos manufactureros de Estados Unidos.

“Revisamos a la baja nuestra previsión de crecimiento a 1.4 por ciento por el debilitamiento del sector manufacturero de Estados Unidos , de un original de 2.0 por ciento”.

En su Informe “Situación México”, correspondiente al primer trimestre de 2019, destaca que el documento de Precriterios 2020 comunica la firme decisión del gobierno federal por mantener una disciplina fiscal ante la expectativa de menores ingresos públicos a los aprobados por el congreso para el presupuesto público de 2019.

También , resaltó que se espera que las tasas de interés desciendan en seis ocasiones entre 2019 y 2020 iniciando la baja en agosto próximo para culminar en este año en 7.75 y para el cierre del próximo en 6.75 por ciento.
Se anticipa que la inflación general cierre del año en 3.4 lo cual se deriva principalmente de riesgos más balanceados para este indicador. La inflación ha tenido un buen comienzo en 2019.

Se prevé que el tipo de cambio termine el año en un promedio de 19 pesos por dólar .
“Hoy el peso esta en el mismo nivel previo de octubre, cuando se dio el anuncio de la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), recuperación por derivada por los anuncio de apoyo a Pemex.
“El peso ha sido de las monedas que mejor se han comportado en los mercados emergentes”. Advirtió , que lo que podría afectar esas variables sería una mala instrumentación en el apoyo de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Se estima que la tasa de bono a 10 años cerrará el 2019 por debajo del 8.0 por ciento. La preocupación se centra en Pemex y es el principal riesgo de la macroeconomía.
Sobre las variables macroeconómicas es muy positivo que se haya reaccionado con la preparación de recortes al gasto público.
“Se ha privilegiado la meta de 1.0 por ciento del PIB para el superávit primario de 2019″.
“Los recortes al gasto público sólo afectara el gasto corriente y no el de inversión”.
“Las medidas de austeridad de Pemex que incluyen despidos de 16 mil empleados”.

El uso del recursos del Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios (FEIP) es positivo para impedir una rebaja en la calificación crediticia de Pemex”, destacó.

Los Precriterios de Política Económica para 2020 muestran un gobierno federal comprometido con del cumplimiento de las metas fiscales, resaltó.

Carlos Serrano dijo que la situación de Pemex es muy compleja porque pierde alrededor de 100 mil millones de pesos al año por una tasa de impuestos muy elevadas por arriba de 60 por ciento situación que se agudiza con la caída de la producción petrolera.

Pemex se beneficiaría más de invertir en exploración y producción en aguas someras que invertir en refinación.
Para mantener la calificación crediticia, tanto Pemex como del gobierno federal tendrán que lidiar eficazmente con el perfil de vencimientos de la deuda de los próximos años.

Estos volúmenes relativamente grandes de amortización de deudas afectará los recursos futuros asignados a la inversión, reconoció.

Señaló que una alternativa para enfrentar los vencimientos de deuda de Pemex se debería hacer es que el gobierno federal emitiera deuda en lugar de Pemex porque el gobierno emite a mejores tasas.

Lo que realmente puede solucionar el problema de fondo , que es la caída de la producción petrolera, es con la atracción de capital privado y que se reanuden las asociaciones con los privados. Eso le traería recursos que ahora no se tienen, confío.

Una sola inversión como la asociación con el campo Trión captaría una inversión de 7 mil millones de dólares, el doble de los 3 mil 500 millones de dólares que se le han inyectado, refirió.